Advertisements – Advertising at The News And Times – advertising-newsandtimes.com | WE CONNECT!

Audio | Video | Top News | On Twitter | Security | FBI | Capitol Riot | JOSSICA | Trump | Russia | Putin | Russia – Ukraine War | Covid-19 | Brooklyn NY | Puerto Rico | World 

The Audio PostsAugust 19, 2022 11:21 pm

The News And Times | Featured Posts | All Articles | Current News | Selected Articles | Shared Links | Opinions | In My Opinion | Sites | Blogs | Links | Twitter | Facebook

Categories
Saved web pages

Wanda Vázquez Garced se enfrenta a cargos que podrían llevarla a cumplir una condena de hasta 20 años

Advertisements | Advertising at The News And Times | advertising-newsandtimes.com | WE CONNECT!
Spread the news

Listen to this article

S5G673A4NVCIXAFVREQXFXGWZU.jpg

Wanda Emilia Vázquez Garced, quien habiendo partido de un origen de clase media baja logró escalar los puestos más importantes en el gobierno de Puerto Rico, en una vertiginosa y a menudo improbable carrera que un día -para asombro de ella y de todo el país- la llevó, por pura carambola, a la mismísima gobernación, fue arrestada ayer y acusada de cargos de corrupción que pueden enviarla a la cárcel hasta por 20 años.

Advertisements | Advertising at The News And Times | advertising-newsandtimes.com | WE CONNECT!

Se trata, como se ve, de una de las caídas más estrepitosas en la historia política puertorriqueña. Una exfiscal, exfiscal de distrito, exprocuradora de la Mujer, exprofesora de justicia criminal y exgobernadora a cuya casa, en una lujosa urbanización de San Juan, ayer en la mañana, llegó un contingente de agentes del Negociado Federal de Investigaciones (FBI) armados con un pliego acusatorio que le imputa cargos de soborno, fraude y conspiración por presuntamente haberle aceptado a un banquero venezolano, que también fue acusado, sobornos ascendentes a $500,000 a cambio de quitarle de encima un regulador que tenía bajo la lupa a la institución del presunto sobornador.

Así, entonces, una mujer que hasta hace poco se representaba ante el país como el epítome de la ley y el orden, que como fiscal estuvo décadas en las cortes procesando delincuentes, cuyo esposo fue juez y aspirante a ascenso judicial hasta hace unas semanas, terminó durante un amanecer saliendo esposada de su casa y enfrentada -de ir a juicio y resultar convicta- a una larga sentencia que, a sus 62 años, puede ser casi de por vida.

“La fiscalía federal tiene recursos evidenciarios para intentar presentar el patrón de abuso de poder de Wanda Vázquez al jurado. Si lo intentan, y el juez lo permite, saldrán a relucir situaciones que van más allá de lo que dice el pliego acusatorio y que mostrarán que la llamada mujer de ley y orden está asediada por la ley y el orden”, dijo el abogado y analista Leo Aldridge.

Junto a Vázquez Garced, fueron acusados Julio Martín Herrera Velutini, un banquero natural de Venezuela cuya institución, Bancrédito, estaba bajo la mirilla de la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras de Puerto Rico (OCIF) y Mark T. Rossini, un exagente del FBI que fungía como asesor del venezolano.

Ninguno de los dos está en jurisdicción estadounidense, ni han sido arrestados. Según el jefe de la Fiscalía federal en Puerto Rico, Stephen Muldrow, Herrera Velutini está en el Reino Unido, y Rossini, en España. Los trámites para detenerlos y extraditarlos apenas comienzan.

Otros dos participantes del esquema, John Blakeman y Frances Díaz, de quienes se ha reportado que son pareja, se declararon ya culpables.

Blakeman, un veterano operador político del Partido Nuevo Progresista (PNP) con un larguísimo historial de controversias, fue asesor en la campaña que enfrentó a Vázquez Garced con Pedro Pierluisi en el 2020 y, según la acusación, sirvió de enlace entre el banco y la exgobernadora. Díaz, por su parte, presidía Bancrédito.

Esquema de soborno

A grandes rasgos, y apoyados -hasta el momento- por mensajes de texto y correos electrónicos, el gobierno federal alega que, a través de Blakeman, Herrera Velutini y Rossini acordaron hacer cuantiosas contribuciones a la campaña primarista de Vázquez Garced, con la condición de que ella destituyera al entonces comisionado de la OCIF, George Joyner, y lo sustituyera con alguien de la confianza del venezolano. Este resultó ser Víctor Rodríguez Bonilla, quien había sido asesor de Bancrédito y ocupó el cargo desde la salida de Joyner, en marzo de 2020, hasta el 11 de enero de 2021, ya bajo la gobernación de Pierluisi.

La gobernadora accedió a las peticiones de Herrera Velutini y Rossini y, de inmediato, estos comenzaron, básicamente, a correr la campaña de Vázquez Garced contra Pierluisi, principalmente a través de pagos a un consultor político no identificado en Puerto Rico, a una firma de consultoría estadounidense y donativos a un comité de acción política (Súper PAC) creado especialmente para tramitar los sobornos, según el pliego acusatorio.

“Aproximadamente, entre diciembre de 2019 y junio de 2020, Herrera Velutini, Rossini y sus coconspiradores (Blakeman y Díaz) dieron, ofrecieron y prometieron cosas de valor a Vázquez Garced”, dice la acusación, “a cambio de actos específicos favorables a Herrera Velutini y el banco, incluyendo Vázquez Garced destituyendo al comisionado de OCIF y nombrando a un comisionado escogido por Herrera Velutini”.

La acusación vincula a Vázquez Garced directamente con las acciones para sustituir a Joyner por Rodríguez Bonilla.

Por ejemplo, dice que, en febrero de 2020, la exmandataria se reunió en La Fortaleza con Blakeman y dos ayudantes suyos que no son identificados “para discutir la oferta de Herrera Velutini de apoyar financieramente la campaña de Vázquez Garced a cambio de la destitución del comisionado de OCIF A”, en alusión a Joyner.

La acusación también dice que “Herrera Velutini, Rossini, Vázquez Garced y sus coconspiradores se comunicaban en secreto unos con otros directamente y a través de intermediarios, mediante mensajes de texto, correos electrónicos, aplicaciones de mensajería de internet y en reuniones presenciales, para discutir aspectos del pago de sobornos a Vázquez Garced”. Por ejemplo, la acusación dice que Vázquez Garced se reunió con Herrera Velutini, Rossini y otros, el 28 de febrero de 2020, en un hotel en el Condado, para discutir su ofrecimiento de pagar la campaña primarista.

Tras la destitución de Joyner, que fue efectiva precisamente el 28 de febrero, Herrera Velutini comenzó a sufragar gastos de campaña de Vázquez Garced a través de la firma de consultoría internacional y del Súper PAC que acordaron crear en la reunión con la entonces gobernadora.

Herrera Velutini y Rossini estaban tan interesados en la campaña de Vázquez Garced que, incluso, discutieron entre ellos elegir su propio director de campaña.

En un mensaje de texto que Herrera Velutini envió a Rossini, el 3 de marzo de 2020, le dijo que necesitaban un director de campaña de su confianza y que no quería en el puesto “a un mono de Puerto Rico”. La firma estadounidense de consultoría conseguiría a alguien “que sea nuestro”, le respondió Rossini.

Para efectos oficiales, la campaña primarista de Vázquez Garced la dirigió el ingeniero Jorge Dávila, quien no ha sido acusado ni vinculado de ninguna otra manera a estos alegados crímenes.

Tras la derrota de Vázquez Garced en las primarias del PNP, en agosto de 2020, Herrera Velutini hizo donativos a las campañas de Pierluisi y de Carlos “Charlie” Delgado, candidato a la gobernación del Partido Popular Democrático (PPD).

Tras la victoria de Pierluisi, él y Rossini intentaron sobornar al hoy gobernador para que ajustara regulaciones de la OCIF a sus intereses. Pero la persona a través de la cual lo hicieron, que no fue identificada en el pliego, colaboraba con el FBI y, según el fiscal Muldrow, Pierluisi nunca estuvo al tanto de dichos acercamientos.

Enfrentados a predicamentos así, los políticos por lo regular callan. Se les ve salir, apresurados y cabizbajos, rodeados de abogados o colaboradores, entre enjambres de periodistas que hacen preguntas que no reciben respuestas. Vázquez Garced, por el contrario, no respondió preguntas, pero hizo expresiones.

“Soy inocente”

Con medio rostro cubierto por una mascarilla, sin maquillaje y el pelo no del todo arreglado, la exgobernadora, a las afueras del tribunal federal, declaró: “Me reitero, a mi pueblo y a todos ustedes, que soy inocente… no he cometido delito alguno, ninguna irregularidad. A mi pueblo, siempre le he hablado de frente, y ahora me toca defenderme de lo que han hecho. Pero les aseguro que han cometido una gran injusticia conmigo en esta radicación de cargos”.

Vázquez Garced no hizo ninguna alegación y fue liberada bajo una fianza de $50,000 tras entregar su pasaporte. Por el momento, continuará disfrutando de la escolta policiaca que le fue asignada en su capacidad de exgobernadora.

El arresto causó una tremenda sacudida telúrica en el panorama político, no vista desde la acusación, el 27 de marzo de 2008, del entonces gobernador Aníbal Acevedo Vilá, quien un año después resultó absuelto de los cargos de delitos electorales que le imputó la fiscalía federal.

“Hoy, vemos, una vez más, que nadie está por encima de la ley en Puerto Rico. Ante esta noticia, que ciertamente afecta y lacera la confianza de nuestro pueblo, reitero que, en mi administración, seguiremos teniendo un frente común con las autoridades federales contra todo el que cometa un acto indebido, venga de donde venga e implique a quien sea”, dijo el gobernador Pierluisi.

Vázquez Garced ha estado en puestos de alto relieve público por casi 30 años. Con el tiempo, se fue viendo que, donde quiera que estuvo, dejó incontables heridas sangrantes.

Fue fiscal por dos décadas, hasta que en 2010, el entonces gobernador Luis Fortuño la designó procuradora de las Mujeres, un puesto que nunca le sentó del todo bien y en el que protagonizó grandes batallas con activistas de los derechos de las féminas, que la acusaron de prácticamente desmantelar la oficina.

“Cualquier acusación se queda corta frente al daño irreparable que le provocó a nuestro país y, en particular, a las mujeres por las que debía trabajar”, dijo Amárilis Pagán, fundadora de Matria, una organización de ayuda a mujeres víctimas de maltrato.

“Podríamos resumir su gestión en la Oficina de la Procuradora de la Mujer (OPM) con dos palabras: desmantelamiento y persecución. Desmanteló la OPM y también organizaciones a las que redujo fondos. Persiguió a defensoras de derechos humanos y organizaciones que le hicieron frente. Al final, fue el país quien perdió”, agregó Pagán.

Al ganar la gobernación en 2016, Ricardo Rosselló Nevares la designó su secretaria de Justicia, un puesto en el que tampoco estuvo exenta de controversias.

En diciembre de 2018, la Oficina del Panel sobre el Fiscal Especial Independiente (FEI) la acusó por supuestamente haber intervenido de manera irregular en el caso de un joven acusado de haber escalado la casa de una hija suya. El caso no pasó de vista de causa para arresto.

En Justicia, también la acompañó la fama de ser una persona ambiciosa e irascible, que, según personas que trabajaron con ella, no reconocía límites para lograr sus objetivos. “Wanda Vázquez siempre operó con un nivel de impunidad tal que la cegó el poder”, dijo Yanira Liceaga, una exfiscal que trabajó directamente bajo el mando de Vázquez Garced cuando dirigió la División de Integridad Pública del Departamento de Justicia.

Liceaga dice que, durante la investigación del chat que le costó la carrera al expresidente de la Comisión Estatal de Elecciones (CEE) y exjuez Rafael Ramos Sáenz, Vázquez Garced intentó presionarla para que encausara también al hoy senador William Villafañe y a la abogada Itza García, quienes eran secretario y subsecretaria de la Gobernación en La Fortaleza de Rosselló Nevares. Ambos renunciaron, pero no fueron imputados de delitos.

Liceaga terminó renunciando por la presión que dice le ponía Vázquez Garced. “Entendí que yo no debía estar donde había una persona que ejercía presiones indebidas y tenía fijaciones con ciertas personas”, dijo Liceaga. “No tengo ninguna duda de que ella es capaz de eso (aceptar sobornos) y más”, agregó.

Por carambola a La Fortaleza

El 13 de julio de 2019, en horas de la madrugada, el Centro de Periodismo Investigativo (CPI) dio a conocer las 889 páginas de un chat entre Rosselló Nevares y sus más cercanos allegados, del que ya se habían revelado varias páginas unos días antes. La conversación repleta de vulgaridades y burlas causó, en pocas horas, la desintegración del círculo cercano de Rosselló Nevares. Entre las bajas de aquel sábado estuvo Luis Rivera Marín, secretario de Estado y sucesor inmediato del gobernador.

Cuando Rosselló renunció 12 días después, no había secretario de Estado confirmado por ambos cuerpos legislativos. Pierluisi, quien había sido confirmado por la Cámara de Representantes, pero no por el Senado, juramentó a la gobernación en la sala de la casa de su hermana.

Varios días después, el Tribunal Supremo decidió que ocupaba el puesto de manera ilegal y le ordenó desalojarlo.

Llegó, entonces, la tercera en sucesión, Vázquez Garced, entonces secretaria de Justicia. Juramentó el 7 de agosto de 2019, de lo cual se cumplen tres años este domingo. Decía que no le interesaba el puesto, y parecía sincera. Al asumir, dio la impresión de que solo venía a cuidar la silla hasta las elecciones siguientes.

En el camino, le fue gustando el puesto. Creyó, o se le hizo creer, que podía ganar las elecciones y extender su estadía en La Fortaleza más allá de diciembre del 2020. El 16 de diciembre de 2019, anunció su candidatura a la gobernación. Ya, para esos días, según la fiscalía federal, andaban rondándola Herrera Velutini, Rossini y otros.

El resto de la historia, que incluyó antes vuelcos de película como un terremoto, una pandemia y otra pesquisa criminal a nivel estatal que no prosperó por haber tratado de detener un trámite que había hecho contra ella su propia secretaria de Justicia, lo conoció el país en las primeras horas del jueves, 4 de agosto de 2022.


Spread the news
Advertisements | Advertising at The News And Times | advertising-newsandtimes.com | WE CONNECT!
WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE